Economía o salud


En los últimos días se han publicado algunos artículos económicos relacionados a las consecuencias económicas de esta pandemia. 
Algunos de ellos hasta se atreven a evaluar el,costo de lo que significa atender al 20 % de la población más vulnerable. Los más atrevidos llegan a dimensionar que esas consecuencias pueden causar el hambre y hasta la muerte de muchas personas. 
Me parece un razonamiento muy egoísta y es por eso que me motiva expresar mis pensamientos. 
En definitiva se lleva a los médicos a cambiar las normas éticas para privilegiar la atención a la población con más posibilidades de vida por sobre aquella otra sin posibilidades de sobrevivir. 
A los médicos que atienden a estos pacientes al lado de sus camas conviviendo con esos paciente dolientes les significa un shock emocional, existencial, ético y humano con impredecibles consecuencias psicológicas y existenciales que aún nadie pude dimensionar. 
En nuestro país la máxima dirigencia política ha seguido una postura más social y humanitaria, pero sabemos que ello debe tener un sustento económico para mantenerlo en el tiempo. 
Para iniciar mi razonamiento debo decir que el mundo no será igual después de esta pandemia, la vida cotidiana, los sistemas de salud, ni la dirigencia política deberá pensar igual, ni obviamente tampoco la economía. 
Se requiere un redimensionamiento de las necesidades de una sociedad, procurando que los recursos económicos, siempre insuficientes, sean dirigidos a las pririoidades reales de la gente. 
Los médicos y científicos están trabajando en laboratorios, en los hospitales las 24 ha del día con un esfuerzo en muchos casos sobrehumanos poniendo en riesgo la propia salud y sus propias vidas. Es que esta pandemia obliga a doblegar esfuerzos. 
El desafío es muy grande porque las vidas que se esta cobrado esta pandemia son demasiadas. 
Desarrollar un medicamento nuevo o la aplicación de uno ya existente demanda mucho tiempo y esfuerzo y ni que decir el desarrollo de una nueva vacuna que también está en marcha. 
Ese esfuerzo de profesionales médicos y de dirigentes políticos debe estar acompañado por los economistas. 
Hasta ahora la economía no muestra signos de evolución, sigue mostrando recetas ortodoxas, sin contextualizarse el tiempo que vivimos y manteniendo los viejos paradigmas económicos y financieros que uso siempre. 
Esta pandemia debe ser un llamado de atención para ellos también. 
Deberán evolucionar, se deberán adoptar al nuevo mundo que nos llevó esta pandemia. 
El dilema de economía o salud debería no debería ser tal, sino que debería ser economía y salud, porque una vez más la economía debe estar la servico de la población, adaptándose a sus objetivos y metas al contexto social actual. 
El desfilo no es fácil, porque hay que cambiar parámetros, objetivos metas índices, cambiar financiamiento productivo, metas de eficiencia, política impositiva, etc etc. 
Insistió en el concepto. Hasta el día de hoy no hay vacuna y la única medida preventiva más efectiva es la cuarentena, el aislamiento social preventivo, para ello la economía debe pensar sobre estas bases y no atacar la única “vacuna” que tenemos hasta hoy. 
Tampoco escapa a este razonamiento que la salud necesita de la economía para financiarse y obtener recursos. 
Es por ello que el desafío de la economía será evolucionar y adaptarse y no encerrarse en conceptos económicos pre pandemia.

Que deberíamos aprender de la crisis Coronavirus ?


Quienes son los verdaderos ídolos en una sociedad. 
El verdadero valor de la solidaridad social
Que la opinion de los expertos siempre debe ser escuchada por encima de intereses económicos y políticos. 
Apreciar el valor de la vida.
El valor de las cosas cotidianas que no siempre se aprecian, el abrazo el beso el saludo de manos. 
La fragilidad del ser humano no tiene raza género religión país riqueza o edad 
Que no hay riqueza del mundo que sostenga una crisis sanitaria global
No debemos pasarnos la vida entre miserias cotidianas sin valorar lo importante. 
Ojalá que al final de esta historia podamos aprender algo.

Las elecciones se avecinan


Se acercan las elecciones y pareciera que se aumentan las diferencias entre los argentinos, 
Es como que la grieta dentro de nuestro ADN como argentino se profundiza. No son pocos los que desearon que le vaya mal al gobierno anterior, y ahora desean y se regodean que le vaya mal a este, como si de que se tratara de dos países diferentes. 
Les recuerdo que en esa Argentina vivimos todos y si le fue mal al gobierno anterior nos fue mal a todos y si le va mal a este nos va mal a todos. Esa grieta que algunos tratan de adjudicarle al gobierno anterior no tienen memoria que existieron Unitarios y Federales; colorados y azules; peronistas y radicales; demócratas y golpistas; kirchenistas y antikirchneristas; y ahora macristas y antimacristas. Hasta me atrevería a decir hinchas de River y de Boca que hacen una guerra campal de un partido de futbol, y no se pueden poner de acuerdo en hacer un estadio único. 
La vision de país es diametralmente diferente entre dos grupos, sin darnos cuenta que el pais es uno solo, y siempre se pretende doblegar al otro para imponer las ideas propias. 
Tal vez allí este nuestro peor mal. 
Es la falta de consensos. Consenso viene de conceder, deponer algunas ideas para lograr un acuerdo. Este concepto que no lo tienen los dirigentes políticos, todo lo contrario, se aferran a sus ideas que pueden ser buenas pero al no deponer algunas de ellas caen en el totalitarismo casi dictatorial. 
O es que los argentinos solo nos puede gobernar gobiernos totalitarios ? 
Espero que no porque creo que Argentina es un país que le costo llegar a la democracia pero para mantenerla debe convivir en ella, y democracia no es mas ni menos que saber conceder negociar apostar por la alternancia y entender que la opinión del otro también puede ser buena.
Se aproximan las elecciones, es una época difícil y nuestros dirigentes políticos no están brindando la luz necesaria para afrontarla. 
Ojalá que los ciudadanos nos demos cuenta y les demos la lección que nos merecemos un país mejor, mas real, mas cercano a la gente, pero con la responsabilidad de saber que justicia social no es solo ayudar al necesitado, es lograr que todos debemos hacer el esfuerzo equitativo para ser un pais productivo, eficiente y jurídicamente estable y serio, porque así podremos ayudar a los necesitados.

Una manzana


Habia sido y era una jornada agotadora. Hacia varias noches que el Dr Ponce no dormia bien. Un paciente internado en el hospital no tenia buena evolucion, y lo desvelaba. Promediaba la tarde de ese dia de consultorio, la lista de pacientes en espera no terminaba, entre sobreturnos y llamadas telefonicas de improvisto, las horas se alargaban.
Pasaba uno y otro y habia que mantener la lucidez en cada consulta, eran personas que asistian para encontrar alguna solucion a sus problemas de salud.
Lo que el Dr Ponce en su agotamiento no esperaba lo que minutos mas tarde iba a experimentar. Una paciente muy especial sentada esperaba en la sala con paciencia de monje tibetano.
“Rodriguez” acalmo el Dr Ponce a la sala y esa anciana con la dificultad de los 85 años se levanto acompañada de su marido.
Como no acordarse de su particular historia, si era una de sus primeras pacientes que tuvo al regresar a su ciudad para ejercer la profesión.
Lo había conmovido desde la primera consulta. Aun permanece en su mente las palabras resquebrajadas por el llanto de hace mas de 20 años cuando contaba su historia. Entre lagrimas y sus manos retorciéndose entre sus dedos que secaban sus lágrimas con un pañuelo. Hacia unos semanas su hija Medica Cardióloga como el recién egresada, había planificado casarse y mientras organizaba la fiesta de casamiento en un trágico accidente automovilístico había perdido la vida.
La vida para esa familia había cambiado rotundamente. Es que era una familia humilde de pueblo y se habían sacrificado bastante para la formación de su hija, tanto como medica y luego en la residencia y hacia poco que se había recibido, y como era lógico planificaba también formar una familia. El destino, Dios o quien sabe quien cambiaba esa historia.
A partir de aquella consulta en todos estos años la había ayudado en su hipertensión, diabetes, artrosis, y lo que mas le costo en un cuadro de depresión, que justo con la Psiquiatra y mediación mediante y sesiones prolongadas había salido adelante con esa fortaleza de Madre que podía llevar ese dolor sin la comprensión de la lógica masculina. No era para menos.
Esta vez la consulta retrasada por esas cosas de la medicina moderna tiene, (no había conseguido turno desde hace varias semanas), venia con astenia anorexia, decaimiento, perdida de peso, y como era lógico ante la pregunta de que medicamento esta tomando, saco una bolsa con al menos 12 medicamentos. Cada medico que la había visto le iba agregando algo, sin percatar los que venia tomando.
Casi inmediatamente saco debajo de esa bolsa un regalo.Es para usted, es de Famatina”, era una manzana roja envuelta en una servilleta y sostenida con un elástico que prácticamente no cabía en la mano. El Dr. Ponce se quedo estupefacto, los años habían pasado y esa paciente lo seguia conmoviendo.
La medicina tiene esos momentos, donde por mas agotadora sea la jornada nunca imaginas y dimensionas lo que te puedes encontrar. Porque las personas que acuden a buscar su ayuda tienen su historia, nunca te imaginas el tiempo que esperan poder estar con el medico para calmar sus dolencias, entonces porque sentirse cansado ?, porque no dar todo de uno ? si la consulta mas allá del valor monetario tiene este otro valor, solo una manzana llevada en un momento justo y en el contexto particular puede llenar el alma y sentirse satisfecho con haber ayudado. Eso, eso si es suficiente.